amor cósmico

Decisiones y despedidas

De nuevo me reafirmas esa decisión que en mutuo acuerdo tomamos y soy muy consciente de toda la situación a nuestro alrededor, sé que las cosas se deben dejar fluir, pero la verdad me cuesta bastante mantener firmeza de estar lejos de ti.

 

No entiendo de qué sirven las promesas de desaparecer del panorama del otro, si tú estás presente en cada paso que doy, en cada aroma que percibo, en cada frase que leo… De qué me sirve imponerme actuar en contra de lo que grita mi corazón, cuando mi esencia y mi ser no funcionan de esa manera. De qué sirve creer que estar sin ti es lo mejor, cuando cada mañana al despertar y antes de dormir, eres mi primer y último pensamiento.

 

Nuestras despedidas se han hecho inevitables así nuestros corazones no quieran separarse, pero las circunstancias nos dicen una vez más que éste no es el tiempo ni el lugar para hablar de dos. Por más dolor que ésta distancia me genere, en el fondo siento que éste adiós tampoco será para siempre. Por alguna insólita razón del universo, siempre volvemos a encontrarnos, reafirmando éste sentir y lo poderosa que es la conexión y la energía que unos une.

 

He congelado en mi corazón todos los instantes mágicos a tu lado, aquellos momentos donde una mirada lo expresaba todo y sabíamos lo que está en la cabeza del otro. Contigo había una luz especial y mi sonrisa no era igual pues me veía en ti y sentía que te conocía de antes. Se me hace difícil negar que no exista un designio más allá de las estrellas y que tú seas el hombre de todas mis vidas.

 

Sólo quiero preguntarte si alguna vez sentiste algo que no puedes ver pero sabes que está ahí? Pues esto es lo que me sucede contigo y a pesar de la fugacidad del tiempo, lo esencial siempre se mantendrá.

amor cósmico

Incuestionable 

tomar-caminos-separados
Dime señor de ojos saltones ¿ahora de qué nos servirá ser mejores personas si lo vamos a ser por separado?

El amor

No me faltan alas

La intención inicial de Ojos de Escarcha es contar aquellas historias de alegrías y sinsabores con otros pares de ojos, pero quiero darle un espacio muy especial en el blog a mis ojos, pues entendí que el brillo de la escarcha no estaba en otros sino dentro de mí. Más allá de las miradas que se hayan cruzado por mi camino, soy yo la única que puede darle luz a mis días.

 

Cuando me dije a mi misma que no me faltaban alas fue cuando entendí que no necesito de ese par para volar, que todos mis sueños son posibles y cada cosa que me proponga la puedo conseguir si estoy alineada conmigo misma, no hay imposibles sino personas que cubren sus ojos por solo ver el exterior, cuando todo parte de adentro, de reconectarnos con nuestra esencia, que solo es amor.

 

Estoy en un proceso interior, que ya he iniciado muchas veces pero termino haciéndolo a un lado al permitir que el ego, los miedos y la tristeza se apoderen de mí y controlen el ritmo de mis días. Pero lo retomo de nuevo, hay una energía muy poderosa dentro de mí que me anima a hacerlo, me siento más fuerte y estoy un paso más cerca de encontrar el propósito para el que vine aquí.

 

Este cuerpo que me dio la vida es mi herramienta para perseguir mis sueños, para ayudar a cada ser a mi alrededor, sin él no podría materializar lo que mi conciencia quiere trasmitirles. Siempre me ha gustado hablarle a las personas, escucharlas, aconsejarlas y hacerles ver otros matices de las situaciones por las que todos pasamos. Lo que no ha resultado tan fácil es aplicar todo esto a mí misma. Pero sigo aprendiendo, paso a paso, entendiendo la magia del estar presente, del aquí y ahora.

 

Y hoy esta entrada está totalmente dedicada a hablarles…a hablarme.  Al fin al cabo todos somos uno.

amor cósmico

Cerrando ciclos…

Me había prometido dejar de escribir, de escribirte o de escribirle a la nada, pero hay un remolino en mi interior, he perdido ya la cuenta de cuántas veces nos hemos dicho adiós. Algunos pueden creer que ahora es más fácil o llevadero porque estamos a miles de kilómetros de distancia, no lo creo… Este adiós se suma a nuestro libro de despedidas, pero estoy segura que éste si es el último adiós, porque si volvemos a encontrarnos ya no será para despedirnos, sino para no volver a soltarnos de la mano.

Por más amor que hubiese, una y otra vez llegamos a la conclusión de que no era el momento, que debíamos estar solos, este libreto ya me lo sé de memoria…pero lo que no se puede describir es este sentimiento desbordante que no encuentra razón ni explicación, es que el amor no se explica, sencillamente se siente.

Sé que si continuábamos así, terminaríamos en un abismo sin retorno. La indecisión, tantas lágrimas y el no encontrar respuestas, nos terminarían agotando y aburriendo. Sé que la decisión de no hablar más, la hemos tomado demasiadas veces. Pero ésta vez la siento más aterrizada, más conscientes de que no podíamos seguir repitiendo el mismo ciclo, o nuestro amor tal vez se fundiría… Es claro que éste ciclo ya lo cerramos, entiendo que necesitas encontrar tu centro y que es lo más sano por ti, por mi, por los dos.

Temía que al estar desconectados, se empezará a desvanecer éste amor, que mis sueños a tu lado perderían sus colores, pero no ha sido así. Los días pasan y sigo sintiendo que eres TÚ, que no hay nada como nuestro amor. Esto definitivamente no es cuestión de tiempo, sino de decisión. Y yo no quiero olvidarte ni dejarte atrás. Tal vez, así la racionalidad sea mi guía en este momento, en el fondo de mi corazón sí te estoy esperando para empezar juntos un nuevo ciclo… Tal vez en algún momento mis escritos ya no terminen con puntos suspensivos y decida borrar dos… Tal vez…

El amor

El beso

 

beso-al-atarceder-significado-del-amor

Hay un beso que levanta mis pies de la tierra y me transporta a un espacio sin tiempo, unos labios que al solo rozar mi boca provocan que cada parte de mi cuerpo se estremezca y fluya una energía que me llena de paz. Son tus besos, son tus labios y quiero besarte toda mi vida porque esa es la forma en que mi alma te habla y te dice cuánto te ama!

 

amor cósmico

La última despedida

Cada vez que escribo, siento como si nuestras mentes se conectaran y que tú puedes introducirte en mis pensamientos y saber exactamente como me estoy sintiendo sin necesidad de leerme. Esto puede sonar absurdo, desequilibrado e ilógico, y sólo hacer parte de mí imaginación, pero me gusta creer que así es. Siempre me he caracterizado por tener ese toque de locura, soy una soñadora y me fascina serlo, es mi esencia.

 

Y hoy una vez más mis manos conducen el orden de mis pensamientos y los dejan plasmados aquí. Estás serán las letras que más me ha costado escribir pues nunca antes tuve la fuerza interior para hacerlo y aún le pido a la Luz Divina que me dé la valentía y el coraje para mantener la firmeza de estas palabras que tienen descontrolado el ritmo de mis lágrimas.

 

Siempre que empiezo un escrito así, siento que en verdad será el último, que dejaré de importunarte con tanto parafraseo, que mis repetitivas promesas de no estar más presente se cumplirán, que mis pensamientos dejarán de invocarte en cada momento y que finalmente podré soltarte de la mano porque ya no puedo continuar pretendiendo que sigues en mi camino.

 

La amarga realidad es que cuando uno quiere estar con alguien sencillamente está con esa persona, si hay peros o algún impedimento, es porque esas razones son más fuertes y esa persona no es para ti aquí y ahora… Esto me hacía cuestionar por qué no podía actuar conforme a esta verdad? Porque no quería solarte del todo, por guardar esperanzas y quimeras, por estar ligada a ese destino ilusorio, olvidando que lo único que tengo es el HOY y que estoy haciendo de mi presente una mezcla entre el pasado que no volverá y ese futuro incierto que no debe preocuparme más.  Por esto, de la misma manera en que tú tomaste la decisión de estar solo, yo debo tomar la mía y mis acciones no pueden seguir encaminadas al anhelo de volver a estar juntos cuando estés listo. Esto lo digo sin rencor alguno, no se trata de querer y no poder, simplemente es como son las cosas en este momento.

 

Deseaba con todas mis fuerzas perseguir todos los sueños a tu lado, así estuvieras lejos quería mantenerme contigo pero sin ti hasta que todo se alineará y pudiera volver a dormir en tus brazos, pero esto me pesa bastante. No encuentro otro camino, pues el de esperarte sin esperarte me está resultando devastador, detesto el paso del tiempo pues sigues sin estar aquí.

 

Mi decisión es dejar de esperarte y no es que día a día este esperando que llames a mí puerta, pero en mi interior si guardo esa esperanza y tal vez es eso lo que no me deja avanzar. Si estamos destinados a disfrutar otros largos y buenos años más, dejaré que la vida me sorprenda, pero sino es porque hasta aquí debíamos llegar.

 

Hay una parte de mí que no quiere hacerlo pero lucho contra ese ego que me ciega, que no me permite ver que todo en esta vida está en constante movimiento y todo parte del absoluto desprendimiento, que este sufrimiento sólo lo genero yo misma al darle poder a esos pensamientos, en lugar de confiar en lo único que soy: conciencia pura. Y tengo muy claro que no dejaré de creer en el amor.

 

También decido dejar de escribir, no creo que sea para siempre, pero si por un tiempo considerable, tengo que soltarte de verdad, no a medias. No puedo seguir atada a esto, pues cada vez que escribo sueño con que me lees y que seguimos conectados de alguna insólita y extraña manera. Al igual que tú lo hiciste, debo eliminarte, es claro que no te iras de mi corazón, pero ya es hora de empezar a vivir sin ti y sin la impaciencia de si volverás…

 

No puedo asegurar por cuanto tiempo lo cumpliré, han sido muchas las veces que me he jurado no buscarte más, no hablarte más y lo continuó haciendo. Hay una energía más grande que yo misma que me conecta contigo y me atrae hacia ti. Pero sé que esa misma energía me dará el poder para convertir la incertidumbre en un elemento esencial de este nuevo caminar y me permitirá entregar nuestro amor al universo.

 

Me llena de alegría que estés avanzando, que estés entendiendo el por qué y el para qué de tus dolencias y sé que, como me decías la última vez que vi la luz de tus ojos, ayudarás a muchas personas con el poder de tu palabra y con todas las situaciones que has pasado. No cabe duda que esa es tu misión en esta vida.

 

Ese camino interior y espiritual en el que te encuentras, yo lo empecé desde principios de este año cuando volví a mí y empecé a hacer realidad muchas cosas que aplacé por llenarme de excusas y miedos, y quiero continuarlo así el horizonte no sea claro y no entienda las señales que me da el universo, tengo la firme convicción que las cosas se irán dando en el momento en que deben suceder y debo aprender de cada paso que estoy dando.

 

No hay manera de agradecerte todo el tiempo que me hiciste feliz, gracias por ayudarme a crecer y madurar a tu lado, gracias simplemente por estar cada día, gracias por escucharme y siempre motivarme a ser mejor, gracias por permitirme compartir tiempo con la persona que más amas en este mundo, gracias por reafirmarme tu amor y lo que sueñas a mi lado, por tu sinceridad y por la forma en que siempre me hablaste, gracias amor!

 

Mis recuerdos a tu lado sólo están rodeados de amor, recuerdo como sonreíamos al mirarnos y esa energía al tomarnos de la mano, como podíamos hablar por horas y horas sin cansancio, recuerdo cada beso y esa magia tuya que convertía un día gris en el más lindo de todos con solo ver tu sonrisa. Sé que jamás encontrarás alguien como yo, al igual que estoy segura que nunca conoceré a nadie como tú.

 

Siguen cayendo lágrimas… me despido de ti amor.

amor cósmico

¿Crees en el destino?

Cuando se cruzan este tipo de señales en mi vida puedo decir que..

…estoy decidida a perseguir mi destino 🙂