amor cósmico

Amor cósmico, eterno.

Existe una leyenda oriental que habla que las personas que están destinadas a conocerse, tienen un hilo rojo invisible que los une, que nunca desaparece y está constantemente atado. No importa el tiempo que tarden en conocerse o que la distancia que los separa sea cada extremo del mundo: el hilo se estirará hasta el infinito y nunca se romperá pues va directo al corazón y conecta a los amores eternos y profundos, aquellos que representan un antes y por los que no hay un después. Son las almas gemelas con miles de eternidades por vivir…

 

…Y de la nada apareciste tú. A veces no me lo creo, es una especie de sueño, el universo coordinó perfectamente todo para encontrarnos. Día a día nos entregamos más, sin expectativa alguna, empezamos a hablar de ires y venires, de nuestros más intensos silencios, y poco a poco empezamos a experimentar sensaciones que nunca se habían presentado con nadie más; comenzamos a reconocernos, a sentirnos de formas delirantes, a caminar tomados de la mano como si fuéramos 2 en 1.  Empezamos a estar presentes en cada respiración y cada latido tenía el mismo ritmo.

 

Logramos vernos en otras vidas, siglos atrás juntos, comenzamos a comprender esa energía cósmica que se presentaba entre los dos con sólo acercar nuestras manos, sin tocarnos, y que cada vez se hacía más fuerte, más intensa, por más rápido que camináramos, seguía aquí dentro. Así no estuviésemos en el mismo espacio, con solo sentir como la brisa rosaba nuestra piel, sabíamos que ahí estás tú, allí estaba yo, recordándonos que no estamos solos. Subimos a las estrellas y llenamos nuestra existencia de luz, le dimos un nuevo color a nuestras vidas.

 

Sólo tú, sólo yo, sabemos cuándo nuestras cabezas nos dan malas jugadas. Es mágico como nos conocemos a tal punto, como para conseguir descifrar cuándo sucede algo que nos aflige, así estemos a kilómetros de distancia. Tus preocupaciones, tus miedos, tus suspiros, los siento muy profundamente, también siento tus alegrías, tus ganas de vivir, tú conciencia, y esto es sencillamente gratitud a la vida, al universo por ésta extraordinaria conexión, que no es de este mundo, sobrepasa fronteras, todas aquellas que atravesaremos juntos.

 

….Sencillamente lo sé, sé que eres TÚ, tú esa persona con quien compartiré mis arrugas y últimos suspiros. Así no sea en esta vida, pues ya nos hemos encontrado antes y cada una de nuestras historias ha tenido un final diferente, lo serás siempre. No dudo un segundo en que, así esta vez tomemos caminos distintos, en alguno de los universos paralelos estamos riendo a carcajadas, tomados de la mano, caminando, siempre caminando. Aunque estemos en el final de nuestra existencia, estaremos sonriendo pues tendremos un nuevo despertar, una nueva oportunidad para volvernos a cruzar, para reconocernos de nuevo inconscientemente, para que ese algo que nos une y que solo tú y yo sabemos lo que es pero no existe una palabra que lo explique, se haga latente y vuelva a hacernos vibrar.  

 

Nuestro amor va más allá del todo y de la nada, así sigamos construyendo sueños juntos o en esta oportunidad dejes de ser parte de mis días , sé que estaremos conectados eternamente.

Anuncios

7 comentarios sobre “Amor cósmico, eterno.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s