Camino de ojos

En una parte de este cuento, me crucé con otros pares de ojos a los que vale la pena mencionar pues me ayudaron a construir la persona que soy hoy. En su momento fueron el motivo de mis días y a ratos, creí que serían los últimos que miraría.

En cada uno de ellos hubo una luz especial, tal vez algunos solo brillaron en mi imaginación y otros se conectaron con los míos por algún tiempo, pero siempre entendieron que era necesario cerrarlos para que cuando los abriéramos de nuevo pudiéramos recibir ese nuevo despertar.

Anuncios